Un cerrajero checo de 45 años consiguió construir un avión ligero al que le puso como nombre ‘Vampira’. Su avión es, como se puede ver en un vídeo que subió a YouTube, un monoplaza. Lo suficiente para cumplir la meta de llegar al trabajo.

Hadrava tarda entre 5 y 7 minutos en llegar al trabajo gracias a su invento, la mitad de lo que tardaba antes. Además del ahorro de tiempo, el viaje le resulta más relajante.

Como sale en el vídeo publicado en YouTube la construcción del aparato le costó 4.000 dólares y le llevó dos años construirlo, pero le sirvió mucho ya que así puede dormir unos minutos más, ya que empieza a trabajar en el turno de las seis de la mañana en una fábrica.

Para su construcción, se inspiró en los aeroplanos norteamericanos Mini-MAX, que reciben este nombre porque su diseño no necesita de una gran inversión monetaria ni de mucho tiempo para su montaje.

Aquí el vídeo del que les hablamos…