Facebook, Microsoft, YouTube y Twitter crearon el pasado 5 de diciembre una nueva unión para frenar “la proliferación de contenido terrorista online” mediante acciones rápidas y conjuntas contra aquellas fotos, mensajes o vídeos que infrinjan sus normas.

Las cuatro gigantes tecnológicas han creado una base de datos compartida con huellas y señales que puedan utilizar para marcar e identificar contenido que enaltezca el terrorismo o que esté pensado para reclutar a nuevos integrantes a través de redes sociales.

De momento, no se han dado detalles precisos de cómo plantean esta union, pero es poco habitual que empresas que compiten entre sí en varios campos actúen por una causa mayor. En estos momentos, el único campo en el que colaboran de similar manera es en la identificación y eliminación de todo lo relativo a la pornografía infantil.

Las redes sociales como Twitter o Facebook son una plataforma perfecta para la aparición y propagación de mensajes de odio, algo que han demostrado en multitud de ocasiones. En el pasado, víctimas de atentadoshan emprendido acciones legales contra ambas compañías por no evitar que grupos como el IS lancen propaganda terrorista en sus plataformas.

Twitter es, quizás, la plataforma más afectada por esta clase de contenido. Durante varios meses, han estado eliminando cuentas que hacían apología del terrorismo, con más de 350.000 hasta julio de 2016.

Por su parte, Facebook ha sido acusada en el pasado de no hacer lo suficiente para acabar con los mensajes de esta índole en su red social. Un juez de EEUU, que está a cargo de dos demandas judiciales contra Facebook, ha asegurado que Facebook ha sido “irresponsable” en sus políticas de contenido.